Every phrase and every sentence is an end and a beginning.

Every poem an epitaph.

/ T.S.Eliot /


sábado, 28 de enero de 2012

- Marguerite Duras - El Amante -


La mira. Con los ojos cerrados la sigue mirando. Respira su rostro. Respira la niña, con los ojos cerrados respira su respiración, ese aire cálido que ella exhala. Distingue cada vez menos claramente los límites de su cuerpo, no es como los otros, no está acabado, en la habitación sigue creciendo, aún no ha alcanzado las formas definitivas. Se hace a cada instante, no sólo está ahí donde lo ve, también está en otras partes, se extiende más allá de la vista, hacia el juego, la muerte, es flexible, se lanza todo entero al placer como si fuera mayor, en edad, carece de malicia, es de una inteligencia terrible.

2 comentarios:

Maria Varu dijo...

sin límites...
no hay límites en la mirada, ni en la respiración... jamás en el sentir...

besos V

V. dijo...

Detrás del espejo, un no-límite.
Gracias por leerme. Siempre.
V.